Benigno Bejarano


Alburquerque, 1900 – ¿?, 1944


 

Biografía

Benigno Bejarano Domínguez nació en 1900 en Alburquerque, siendo el menor de tres hermanos. Sus padres se llamaban Segundo Bejarano Cordero y Petra Domínguez Pérez. No se conservan muchos datos de su vida, a pesar de las numerosas publicaciones que realizó desde pequeño.

Se sabe que durante su adolescencia publicó varios artículos periodísticos para distintas publicaciones obreras.

Durante los años de la Segunda República, intensificó su trabajo con publicaciones de ensayos y ficciones, además participó activamente en su compromiso por la libertad crítica en la CNT.

En 1939 con el fin de la Guerra Civil, se exilia a Francia. Vivía en Burdeos junto a su mujer en un hotel en el que se hospedaban otros intelectuales y artistas exiliados.

En 1942 fue detenido por la Gestapo, y, tras pasar por varios encierros, acabará en el campo de concentración de Watenstedt (campo satélite de Neuengamme), cerca de Hamburgo. Su salud era delicada, así que no pudo soportar los trabajos forzados. Pasaría a la enfermería, hasta que los nazis decidieron prescindir de él. Murió gaseado en un camión fantasma en el veranao de 1944.


Obra literaria

Su obra literaria se podría dividir en tres etapas: desde su juventud hasta la Segunda República (1931); los escritos que pertenecen al periodo republicano (1931-1936) y los aparecidos durante la Guerra Civil (1936-1939).

Sus primeros inicios serán de tipo periodístico en diarios como El Progreso o Nueva España, donde aborda el compromiso social. En revistas como Lecturas y Estudios. Revista ecléctica, sus contribuciones literarias se desplazan hasta el interés más científico. Su tono destacaba por el humor y la sátira, ya que imperaba la censura de la dictadura de Primo de Rivera. Pero fue aquí, cuando publicó su texto más importante El secreto de un loco o El fin de una expedición sideral (Viaje a Marte)  (1930).

Durante la Segunda República Bejarano participó activamente en la prensa sindicalista de la CNT, Solidaridad Obrera, de la que llegó a ser redactor. Seguidor de Ángel Pestaña abandonó el diario y se integró en Cultura Libertaria. En esta etapa publicó Turistas en España. Novela epigramática (1932). Ejerce una crítica profunda del Estado que conservaba estructuras represivas y caciquiles, a pesar del cambio de régimen y la sustitución de la monarquía por la república. Tendrá gran interés en los círculos anarquistas, además continuó con una segunda parte Los Caballeros del Bienio. Sátira (1936).

La tercera etapa está marcada por la lucha política en la Guerra Civil. Bajó el seudónimo de Lazarillo de Tormes, publicó España tumba del fascismo (1937), Enviado Especial y España cuna de la libertad (1938) o La revolución española y sus conflictos (1938). En ellas combinó la sátira política con la militancia activa.

Benigno Bejarano tenía bien definidos unos planteamientos humanísticos que se adscriben al ideario anarquista. Su optimismo era impenitente, pero no podía negar que la integración hombre-naturaleza, estaba cada vez más lejos.